El 12 de noviembre de 1968 el primer sello discográfico independiente de la historia argentina se presentó públicamente en la Sala Teatro Apolo de la Ciudad de Buenos Aires. Ubicado temporal y espacialmente en el corazón de la bohemia porteña, el sello creado por Jorge Álvarez, Javier Arroyuelo, Pedro Pujo y Rafael López Sánchez, sirvió para presentar en sociedad a tres artistas de características disimiles: Cristina Plate, Miguel Abuelo y el trío Manal. De ese acontecimiento, histórico para la cultura popular de nuestro país, se toma Claudio Gabis para celebrar 50 años sobre los escenarios.

Tapa del pimer simple de Manal realizada por Daniel Melgarejo para el sello Mandioca.

Después de girar a lo largo del país, el guitarrista del primer trío de blues en castellano del mundo, se presentó el pasado jueves en Cocina de Culturas para repasar algunas partes sustanciales de su extensa carrera musical que se reparte, principalmente, entre Argentina, Brasil y España. Acompañado por una selección que completaron Esteban Kábalin en voz, Mariano Martinez en guitarra, Gustavo Gianini en bajo, Maxi Cerveti y Hugo Bistolfi en teclados y Coco Yanello en batería, Gabis subió al escenario con su siempre parsiomoniosa manera de abrazar el instrumento para arremeter con “Blues del corazón destrozado”. El tema que había sido editado oficialmente en la edición 2000 de álbum Convocatoria, abrió un concierto en el que el guitarrista alternó la interpretación con algunas historias que sirvieron para “contextualizar” cada una de las doce canciones que sonaron ante una sala repleta que ya había sido detonada con la actuación de Gran Martell. Pavada de banda soporte.

Unos dicen que mejora, otros dicen que está peor” dice la letra de “Bajando a Buenos Aires” el tema con el que la banda empezó a desarrollar un repertorio que, creasé o no, parece haber sido escrito hace apenas unas semanas. El propio Gabis insinuó lecturas por el estilo en algunas de sus interlocuciones en las que también abrió lugar para polemizar con la historia que él mismo protagoniza desde hace cinco décadas: “el rock comenzó con Manal y Almendra, antes había una banda que se llamaba Los Gatos pero eso era beat” dijo ante la risa cómplice y la ovación de un público integrado, en su gran mayoría, por hombres y mujeres que presenciaban su concierto por primera vez. “Era muy difícil salir de Buenos Aires cuando empezamos con Manal” explicó el músico mientras argumentaba las razones por las cuales le resulta grato haber podido encontrar las vías necesarias para tocar en Córdoba con mayor periodicidad. En ese momento apareció una de las grandes reconocimientos de la noche cuando Gabis señaló a Esteban Kábalin como el gran responsable de haber habilitado esos puentes para que su música pudiese interpretarse en el centro del país.

Después de “Blues de un domingo lluvioso” (editado originalmente en el segundo disco solista de 1974), llegó el momento de homenajear a Pappo. “Rock de la mujer perdida” y “Desconfío” se llevaron los primeros coros de la noche y abrieron el camino para otro guiño a uno de sus pares históricos: “Trenes argentinos. Trenes argentinos hasta el fin” dice el final de la “Quiero que vuelvan los trenes”, una de las últimas composiciones que conocemos de Gabis. “Malas condiciones” (creado durante los levantamientos contra el gobierno de Alfonsín e incluido en el disco “Convocatoria” de 1995) y “Mudanzas” fueron las canciones que anticiparon el cierre en el que se impusieron los éxitos de Manal “Una casa con diez pinos” (que cantó Mariano Martinez), “No pibe”, “Avellaneda blues” y “Jugo de tomate”.

Con una banda que sorprendió en equilibrio y destreza interpretativa, un Gabis que toca como si tuviese 30 años menos y un Kábalin que por momentos deja boquiabiertos a los presentes a partir de su interpretación de temas clásicos (es notable como el cordobés emparda con su registro a las versiones originales de las canciones de la primera etapa solista de Gabis) el violero que “estiró la cuerda” por primera vez en nuestro país pasó con su arrolladora guitarra por la capital meditarránea. Casi que no quedaron clásicos por revisitar en un concierto que quedará guardado en la memoria histórica de tres generaciones de roqueros cordobeses.

 

Collage de fotos de Fer Marquez.

Claudio Gabis celebró 50 años de conciertos en Córdoba
9.4Nota Final
Repaso de clásicos9
Solos de guitarra9.5
Expresiones del tipo "uuuuu"9.9
Interpretación 9.1