Si uno hace un recorrido por todo lo que “El reino” ha ido dejando en el camino desde el momento en apareció a finales del 2016, podrá ir reconstruyendo ese universo que RUDY puso de manifiesto en el puñado de canciones que dieron forma a su disco debut. Sucede que el primer disco de la artista cordobesa logró crear un mundo en que convivieron fantasmas, infancias, aires serranos y animales varios en una especie de collage que parece tener su colfón con el lanzamiento del videoclip de “Miramar”.

Luego de realizar los videos de “Canción Para Una Mordida De Serpiente” y “Hello Ginger”, RUDY se sentó a trabajar junto a la artista plástica e ilustradora, Ana Kayen Corral Paz, y a los realizadores audiovisuales Agustín Justo y Paula Robledo, para elaborar en conjunto un clip de animación a partir de la técnica del Stop Motion. Las protagonistas fueron figuras de papel articuladas que relatan la historia de tres animales del bosque que, al encontrar un mapa escondido en un cofre, se embarcan en una intrépida aventura, cuyo destino es el mar.

Según se descubre hurgando en el detrás de escena, el trabajo se produjo tras una ambiciosa propuesta que llevó casi un año hasta ver la luz. Se construyó una mesa de madera que sostiene 5 niveles de vidrio en donde se ubicaron distintos planos de los recortes de cartón. La cámara registró transversalmente, generando el efecto de perspectiva o tridimensionalidad. Se registraron 12 fotos por cada 1 segundo de animación, es decir, acerca de 1800 fotos para el total del video. El resultado del esfuerzo de más de 12 meses de trabajo se ven reflejados en una verdadera obra de arte, inédita en la ciudad de Córdoba.

Del proyecto se desprende también, una muestra dedicada a la canción y a la realización del video que estará expuesta hasta el 14 de junio en el Espacio Garín del Centro Cultural Casa de Pepino (Fructuoso Rivera 287).