Paula Maffia, Flopa Lestani y Rosario Bléfari son tres de las referentes más importantes del movimiento cancionístico que ha ido creciendo con el paso de los años andando por los márgenes del establishment discográfico y las producciones de grandes sponsoreos.

Paula y Flopa comparten la característica de haber representado, cada una en su estilo, una bocanada de aire fresco al comienzo del nuevo siglo, marcado por las sucesivas crisis en el under argento, primero el 2001 y después Cromagnón. Maffía con Las Taradas y Lestani con el contundente disco que grabó junto a Ariel Minimal y Manza Esaín. Antes, muchos la habían visto roquear en grupos como Mata Violeta y Barro y después la disfrutamos volcando su expresividad en sus discos solistas y proyecto junto a Minimal que quedó plasmado en el disco “La piedra en el aire” del 2012.

A Rosario Bléfari la conocemos desde  un tiempo antes, puntualmente desde los noventa, cuando plantó bandera primero con Suárez y después con una intensa carrera con solista. La disfrutamos al frente de Sué Mon Mont, la conocemos como actriz y escritora y hace poco nomas escuchamos su nuevo proyecto junto a Julian Perla: Los Mundos Posibles.

Paula Maffia, Flopa Lestani y Rosario Bléfari son tres mujeres que con sus músicas fueron ganando espacio a fuerza de originalidad artística y profundidad estética. El viernes 6 irrumpiran en la tarde/noche cordobesa en lo que será su quinta presentación conjunta, luego haber presentado la propuesta en Buenos Aires y Rosario. Tocan en Casa Babylon a las 20. En la previa, conversamos con Flopa y Paula Maffia.

Otra Canción: Estimo que tienen en cuenta que, para muchas, estamos ante el encuentro de voces referentes de un momento específico de la escena de la canción independiente en nuestro país. ¿Cómo han sido las experiencias en vivo entre las tres?
Flopa:
 Llevamos cuatro fechas, tres en Buenos Aires y una en Rosario, y descubrimos que nos llevamos muy bien. De modo fortuito encontramos eso de la rotación de canciones, en vez de hacer un set entero cada una, lo que le da una dinámica interesante y lo vuelve un concierto más integral. De hecho, empezamos a tocar algunas canciones juntas. Estamos en modo exploración, tenemos estilos muy diferentes, pero también algunos puntos de contacto. Nos estamos conociendo y escuchando con un poco más de atención.
Paula: Empezamos con una en ocasión de celebrar la primavera de 2017. Fue un éxito inesperado y repetimos en verano y lo mismo. Decidimos repetir en cada estación y, además, aprovechar para salir de tour juntas, tanto más divertido unir fuerzas!

O.C: Imagino que hay una cuestión de respeto y en cierta forma admiración mutua entre ustedes que les permite cranear este tipo de encuentros. ¿Qué cosas las atraen de las muchas que hacen sus compañeras de escenario?
Flopa:
 Sí, claro. Me atrae lo diferente. Cada una tiene su estilo para cantar y componer, Rosario hace unas canciones hermosas, Paula tiene una voz increíble, y fundamentalmente que son dos personas hermosas.
Paula: De Flopa, su ingenio y sentido del humor, es una luz y nos hace estallar de risa, tiene algo de payaso pero muy dark, me encanta. De Rosario, que tiene una mirada sorprendida y hermosa sobre el mundo, devoradora, como de niña, pero con el tamiz artístico y práctico de una vida entera de interdisciplina. Esto, sumado al hecho de que soy tan fan de ellas y puedo escuchar sus canciones en repeat y en vivo,  me vuelve sumamente feliz.

O.C: No quiero caer en la pregunta por la cuestión de género que parece imponerse cuando quienes integran un grupo o un encuentro son mujeres. Pero me gustaría saber si ustedes, que hacen años que patean escenarios, notan que eso sigue llamando la atención. Digo, está cuestión de “Ah, mirá, tres mujeres”
Paula:
 Mmmm, seeee. Justo en este caso creo que queda muy en claro que es un consorcio de amor mutuo y además tenemos nuestras carreras separadas. El tema es más cuando es una formación grupal, todavía mucha gente formula una pregunta tan ridícula como antigua: “¿por qué son todas mujeres?”
Flopa:
 A mí me llama la atención que eso siga llamando la atención, y mucho más en estos tiempos. Creo que es algo más de los medios que insisten en titular “las chicas en el rock” y esas cosas, falta de imaginación de los editores, supongo. De hecho hay cada vez más mujeres haciendo música de estilos varios, así que esa tendencia a la sorpresa debería extinguirse.

O.C: En este sentido, el panorama se ha ido modificando hacia adentro de la música popular en general en el rock en particular. Conviven en ese lugar los espacios ganados por las mujeres y las denuncias contra una serie de prácticas lamentablemente naturalizadas desde los músicos hombres. ¿Cómo analizas el momento?
Paula:
El movimiento del “escrache” es impresionante y me genera enorme admiración, más allá del coraje indiscutible que tuvieron y tienen todas las chicas que se animaron a hablar, a desnaturalizar décadas de abusos, de cortar con la idolatría del rockstar, de exponerse a un mundo de prejuicios, estas pibas lograron hackear una sociedad oscura entre abusadores, ley y opinión pública: el abusador, abusa, la ley, perdona, y la gente culpa a la víctima. Al pasar por encima de los hilos judiciales sucios de camaradería chota y complicidad, donde la ley y la policía están al servicio del proxeneta o del abusador de turno, lograron sortear una trama donde la mujer iba a quedar silenciada por siempre.

O.C: ¿Cómo vienen los proyectos para el 2018, Paula? ¿Hay canciones nuevas que puedan plasmarse en algún material solista o en tus proyectos grupales?
Paula:
Se viene grabación de mi segundo disco solista, en el que me van a acompañar Lucy Patané y Nahuel Briones, y un EP de La Cosa Mostra, mientras seguimos componiendo para el tercer disco de Las Taradas. Mucho trabajo.

O.C: ¿Vos Flopa? Hace rato que particularmente me pregunto por el momento para encontrarnos con nuevas composiciones tuyas. ¿Existe en tu universo la perspectiva de volver al disco o hay concretamente una decisión de apostar por poner las canciones en vivo y lanzarlas tipo singles?
Flopa:
La mayoría de las canciones que vengo tocando están bastante maduradas, porque las vengo tocando en vivo y muchas de ellas aún no están grabadas. Así muchas también quedan por el camino. Siempre hice eso, acumular canciones, dejarlas decantar y luego grabar esas que sobreviven, sumando alguna composición más reciente. La única vez que hice canciones a propósito para un disco fue cuando hicimos ‘La piedra en el aire’ con Ariel Minimal, que compusimos juntos y de manera casi inmediata, a modo de “lo que sale, queda”, y quedó muy lindo, es un disco super austero y fresco.

O.C: ¿Hay planes para el 2018 ya predeterminados o las cosas irán fluyendo?
Flopa:
Si hay, de hecho entro a grabar en 10 días con una banda descomunal, cuarteto de rock, con Manza Esaín en guitarra, Luciano Esaín en batería  y Federico Ghazarossian en bajo. Este año sacaré un disco, tal vez dos, veremos, tengo canciones que fui juntando en los últimos años, más las recientes, algunas son más rockeras, otras más acústicas. Me queda definir el formato de edición, probablemente sean dos EPs virtuales reunidos en un sólo CD físico.