El grupo de rap nacido hace siete años en la fundación La Morera presenta su tercer material discográfico.

Una de las patas del proyecto musical Rimando Entreversos, Rimando vivo, que  reúne a jóvenes raperos de distintas villas de Córdoba uniendo lo humano y el arte como forma de expresión presentará las canciones de su nuevo material en la jornada del domingo 5 de noviembre en la Ciudad de las Artes.

Rimando Entreversos surgió hace siete año  gracias a una inciativa de la Fundación La Morera donde sus integrantes  Yoni Díaz (voz, guitarra y bajo), Richard Romero (voz), Eze Galimberti (guitarra y bajo) y Mateo Bruno (beats) se encontraban haciendo distintos talleres mientras cada uno componía sus primeras letras que iban a dar forma a la propuesta que, desde la fundación, derivó en el nacimiento del grupo.

Así empezaron las grabaciones y los discos nacieron. El último, “A fuego” tiene la particularidad de abrirse  a nuevos sonidos mezclando la cumbia, el reggae, el rock, el ska a su ritmo de base el Rap.

Si bien el grupo ya tiene más de 7 años hoy se trata de un proyecto que sobrepasa lo estrictamente musical. Hay un documental en el que se relatan la vidas en las villas que los vieron crecer, un centro cultural en donde los Rimando Vivo conviven con los Mini Rimando y Rimandas Flores del desierto, dos proyectos musicales surgidos gracias al trabajo colectivo que, desde un primer momento, se impone como forma de manejarse en el universo Rimando Entreversos.

Antes de su presentación en la ciudad de las artes Otra Canción conversó con Richardson y Negro Yoni

Otra Canción: Hagamos memoria ¿Cómo nace el grupo y cuál fue la importancia Fundación La Morera?
Richardson: Surge porque los pibes de distintos puntos de la ciudad veníamos haciendo rap, escribiendo nuestras propias canciones. Nos conocimos en La Morera donde nos encontrábamos haciendo talleres de fotografía y entonces nos proponen un espacio físico para poder ensayar. Lo que se transformó en un refugio de contención donde pudimos hacer el primer disco con una propuesta también de debate y encuentro entre los integrantes que  en ese entonces no nos conocíamos. Fue una propuesta de trabajar lo humano, el entendimiento y el respeto entre nosotros.

O.C: ¿En que momentos los agarra este nuevo material?
R: Nos agarra en un momento donde tratamos de consolidar un proceso de aprendizaje que se venía dando hace tiempo, investigaciones de instrumentos, de géneros musicales como el rap al que le sumamos la cumbia, el reggae, el ska. Pero principalmente nos encontró en un gran crecimiento humano sobre todo.

O.C: ¿Por quá “A fuego” y qué busca reflejar este nuevo disco?
Negro Yoni: Este disco refleja el crecimiento en la música, en la creación con una propuesta diferente ahora tenemos guitarra, bajo batería, djs, voces entre otros instrumentos. Tratamos de reflejar lo que venimos aprendiendo en estos años en el camino de la música.
Todo empezó como un taller, después como banda siendo raperos que trabajamos sobre pistas, pero siempre con la inquietud y necesidad de seguir aprendiendo, que es lo que se refleja en este nuevo disco. Lo más importante creo que es el reflejo de unos pibes que tuvieron la oportunidad de agarrar un instrumento y empezaron a crear y transformar nuevas músicas como también algunas versiones. A fuego significa que todavía esta prendido el fueguito adentro del corazón cuando suena la música.
Richardson: El disco refleja un poco las inquietudes de unos pibes que tuvieron las ganas de crear y querer transformar las versiones, conocer nuevas músicas como “I shot it sheriff” de Bob Marley.

O.C: Al tema de Marley lo titulan “Yo le dí al rati”. ¿Por qué eligieron esa canción? 
R: “Yo le dí al rati” narra principalmente una experiencia que  vivió el Negro Yoni, que amaneció con un regimiento de policías reventándole la puerta de la casa cuando el estaba con su hermano. Los pibes se pudieron defender con palabras porque no habían hecho nada, estaban limpios. Gracias  al crecimiento humano de poder contestar y tener una identidad, diciéndoles que son músicos pudieron defenderse y ver como se iban los policías pateando piedritas. De ahí viene la canción que significa le les dí una lección con mis palabras.
N.Y: “I shot the Sheriff” la transformamos en una historia real que paso una mañana que nos levantó la policía y bueno con solo hablarlos y decirles que eramos artistas, que no eramos delincuentes, que no queríamos dañar a la gente, solo buscábamos compartir el msj se fueron los policías. Terminamos llegando al taller angustiados por lo que había pasado y dijimos hagamos una canción y sonó “Shot it the sheriff”  que después se transformo en yo le dí al rati.

O.C: También transformaron un tema the beatles,  “Don’t let mi down”…
R: “Don’t let mi down” fue idea de Nico díaz y el Negro Yoni que en este camino de ampliar los gustos musicales escuchando rock y  otras músicas empezaron a cambiarle la letra sin saber que significaba la original, pero la cambiaron increíblemente casi asemejándose a la original y se le puso un ritmo muy intenso, rockero.
N.Y: La versión de Don’t let my down la hicimos como quien dice jugando, siendo niños y nos gusto mucho por eso decidimos hacer nuestra propia versión.

O.C: Hoy no solo son un grupo musical también tienen un centro cultural rimando. ¿Qué nos pueden contar del centro cultural? ¿Cómo se esta manejando hoy
R: El centro cultural es fruto de un trabajo en el que nosotros vemos que están las personas y los contextos donde crecen las personas. En este caso el contexto de los jovenes protagonistas del rimando son las villas, pero también hay otros jóvenes que pueden recibir un espacio, un acompañamientos para que se pueda desarrollar. Nos las jugamos para hacer un espacio cultural en la misma villa y estamos a punto de inaugurar el nuevo edificio. El proyecto viene trabajando hace mucho pero a la intemperie, ahora ya tenemos nuestra propia casita.