El músico Oriundo de Buenos Aires regresa Córdoba para presentar su tercer trabajo discográfico “El mundo debajo del mundo”

El nuevo disco de Adrián Berra invita a recorrer el mundo en el que nos movemos a través de diez canciones acústicas que lo vuelven a poner entre los artistas destacados de un género y una forma de encarar el trabajo compositivo en constante crecimiento, sobre todo en la última década.  A pocos días de su presentación del sábado 7 en el Auditorio de Luz y Fuerza, conversamos con Adrián.

Otra Canción: El nombre del disco viene de una frase de la canción “Mundo” que plantea  la existencia de dos mundos que  piden por vos cierto modo. ¿Cuáles son esos dos mundos que conviven en Adrián Berra?
Adrián Berra: Todo el disco hace alusión a dos mundos, el sutil y el literal.
Trata de hablar de las cosas sin nombrarlas directamente. Específicamente en la canción “Mundo” creo que se refiere al mundo virtual y al real, que hoy parece que se cruzan todo el tiempo pero en realidad se tocan muy poco ya que lo real forma parte de ese mundo sutil que rara vez se aborda.

O.C: El disco vuelve a profundizar en el Berra cancionista, el intimista. De hecho, está más cerca del disco “Mi casa no tiene paredes” que del “El Funeral” ¿Por qué decidiste volver al sonido del primer disco?
A.B: Porque me encuentro en ese lugar. El Funeral fue una experiencia que quise atravesar, la de electrificar mis canciones y pasarlas por una banda de 9 personas pero ya pasó y vuelvo a bucear en el sonido acústico, explorando texturas nuevas como la del contrabajo reemplazando el bajo o el bombo legüero reemplazando la batería.

O.C: Recuerdo un reportaje a  Silvio Rodriguez en el que decía la canción es un fenómeno circunstancial porque te agarra en un momento, en una circunstancia, en un estado de ánimo determinado. ¿En qué momento te agarraron las canciones que componen el disco?
A.B:
Las canciones aparecieron en los últimos dos años en general.  Luego de ser padre por primera vez, cosa que hizo pasar mas tiempo en mi casa. Los otros discos fueron escritos de viaje puedo decir y este, en su mayoría es un disco hogareño.

O.C: Tus canciones por lo general tienen un poco del Adrian Berra trotamundo, el que gusta de viajar, de hecho el disco tiene una canción que se llama así. ¿Qué lugar ocupan los viajes y que significa viajar?
A.B: Mucho lugar. Antes de ser músico quería ser viajero y hoy puedo decir que se complementan. Viajo para tocar y toco para viajar. Los viajes como decía antes fueron la inspiración de los dos discos, “Mi casa no tiene paredes” fue el resultado de un viaje por varias provincias de nuestro país durante muchos meses y “El Funeral” fue la consecuencia de un viaje a México donde me atravesé el día de muertos que festejan ellos y dio origen al concepto de un disco.

O.C: El disco tiene una canción que se llama “Desaprender” que me hizo recordar a un artículo sobre el rol de la música en la educación escrito por el músico y pedagogo Murray Schafer. Él plateaba que en algún momento había de desaprender un poco lo que aprendió para poder jugar con cosas nuevas, donde la persona pueda mostrar su capacidad. ¿Qué opinión tenes sobre esto?
A.B: Murray Schafer es un referente para mí. Me leí todos sus libros en unas vacaciones. Me fui sólo de viaje y en dos meses me leí todo sobre él. A la vuelta empecé a pensar en un taller que luego llamé “Taller de Musica para No Músicos” y tiene que ver con eso que decís. Con acercarse a la música, no de la manera en que nos enseñaron en el colegio o que la sociedad insinúa. Eso de si cantas bien o mal, si tenes ritmo o no. La intención es otra, es hacer hincapié en la necesidad que tenemos como personas de abordar la música por el solo hecho de manejar otro lenguaje, expresarnos y comunicarnos con otros y con nosotros mismos, como hicieron muchas culturas desde hace miles de años. El concepto occidental de espectáculo, entretenimiento y conservatorio con notas vino después y distorsionó todo.

O.C: ¿Quién es Maria, a la que dedicas “Buen día María”? Parece una canción un poco auto descriptiva…
A.B: Es una canción de las mas viejas del disco, quedó afuera del funeral y entró en este. María fue una compañera de facultad cuando terminé el colegio y ahí dejó su paso esta canción que esta un poco inspirada en ella y otro poco no se porque en Mr Jones de Charly García.

O.C: Perteneces a un movimiento que cada vez ocupa más espacios, desde bares hasta teatros. ¿Cómo ves hoy el movimiento cancionista?
A.B:
Muy bien, la canción es un género que se amolda a tiempos, espacios, sonoridades. Post-Cromagnon, cuando cerraron todos los boliches y no se podía tocar en ningún lado, la canción sobrevivió en la guitarra desenchufada, en los instrumentos acústicos, en las casas, centros culturales, bares. Cuando se empiezan abrir nuevos espacios la canción de cualquier manera se adapta y aparece. Porque tiene tantas formas de abordarla como contextos haya. Los cancionistas de antes no tienen el mismo sonido que los cancionistas de ahora y sin embargo rondan la misma esencia. Cambian los tiempos, las temáticas y convive con todo, con la electrónica, con instrumentos no convencionales, o con los sonidos de siempre, se la aborda desde muchos lados y eso enriquece y expande el horizonte de las canciones.

O.C: ¿Qué nos podes adelantar de lo que veremos en el sábado?
A.B:
Es un concierto íntimo como me suele gustar armar los shows, desde la cercanía. Además voy con el cuarteto (contrabajo, percusión y otra guitarra) que me permite sin perder lo otro expandir los matices y poder tener varios paisajes musicales dentro se las canciones. Vamos a presentar el disco nuevo “Mundo debajo del mundo” y a tocar las canciones de siempre también así que considero es un show especial y completito.