Pablo Pino llega a Córdoba de la mano de Bernardo Stinco en el marco de una nueva edición de Músico Anfitrión.

Este jueves 28 de Septiembre a las 21.30 se realizará una nueva edición del ciclo músico Anfitrión en el Auditorio Luis Gagliano del Sindicato Regional Luz y Fuerza (Jujuy 27). En esta oportunidad el anfitrión será Bernardo Stinco recibiendo al reconocido músico rosarino Pablo Pino cantante de la banda de rock Cielo Razzo. Pablo vendrá en formato acústico para interpretar clásico de Cielo Razzo junto con algunas otras canciones de manera despojada  las que nos tiene acostumbrados.

Otra Canción: Es raro verte solista en Córdoba…¿Cómo surgió la invitación a Músico Anfitrión?
Pablo Pino:
La invitación viene por parte de Ber, a quien conozco hace un tiempo largo. La relación que yo tengo con Ber quizás no esté muy relacionada a Cielo Razzo. Tiene más que ver al otro grupo del cual formo parte (Los Bardos) formado por tres compositores de tres bandas de rock. Igual lo conozco también por un poeta rosarino llamado  Fabricio Simeoni.
Nos hemos visto en un par de eventos de poesía en los que toqué solo. No viene por el lado de frotman de banda de rock, sino más por un lado b como la poesía y las noches de zapadas.

O.C: No es muy común verte tocando sólo. Por lo menos, por otras provincias. Otros músicos, como Santi Aysine o Pity Fernández, ya vinieron a la ciudad con su proyecto solista. ¿Actualmente estás haciendo algunas presentaciones solistas en otras provincias?
P.P:
Es verdad, solista no fui nunca. Si recorrí  provincias con los Bardos del cual yo no soy el cantante principal, sino que somos tres.  Pero tenemos ganas de ir obviamente, es una cuestión de oficio, de experiencia que tengo ganas de hacer solo. Lo que no significa que me vaya ir de Cielo Razzo porque es como mi segundo apellido. Pienso ser parte de ella hasta que la banda se termine en algún momento, si es que se termina en algún momento.
Ahora no tengo nada preparado solo, pero si tengo ganas de preparar algo y armar mi propia experiencia como solista y hacerme responsable de todo lo que pase arriba del escenario. En una banda uno tiene la suerte de apoyarse en los compañeros. Yo creo que básicamente en el trabajo colectivo pero también  tengo ganas de hacer algo solista.

O.C: Como compositor, imagino que debes tener algunas canciones escritas que por ahí no entran en el estilo de Los Bardos o Cielo Razzo que tranquilamente podrían entrar en un disco solista….
P.P:
La verdad que tengo pocas canciones dando vueltas que no  hayan sido tocadas por Cielo o Los Bardos. Prácticamente  todas las composiciones que hago son pensando en una banda. Cuando empecé a formar parte de Los Bardos, hace 4 años, empecé a componer para las dos bandas. Tengo  algunas canciones sueltas que quizás en algún momento puedan llegar a ser de  un repertorio personal pero ahora a Cielo Razzo le urge sacar un disco, mientras que Los Bardos  estamos a punto de sacar el primero. Ahí están las canciones.

O.C: ¿Cómo elegís las canciones que van a ir para cada proyecto?
P.P:
Es raro porque normalmente me pongo a componer y las canciones terminan decidiendo para donde van. Los Bardos es un grupo acústico a tres voces, acordeón, violín y cajón. Si veo que la impronta de la canción es para una banda de rock es para Cielo y si es algo acústico para Los Bardos.  Me pasó de mostrar una canción en Cielo Razzo y que me digan que era más para Los Bardos. Según la impronta de la canción la termino acomodando al proyecto.

O.C: Sos de colaborar en diferentes movimientos sociales y organizaciones, no hace mucho leí que estuviste tocando para los chicos en situación de calle con el movimiento solidario…
P.P:
A mí me interesa mucho las agrupaciones que tienen mucha energía para dar más allá de la música. Creo que la música últimamente, o por lo menos la mía, entendió que más allá de que me sirva a mí, tiene que servir para algo más. Yo al ser un tipo medianamente conocido el presentarme en distintos lugares suma y genera un apoyo. Con la gente de movimiento solidario hemos tocado muchas veces con Los Bardos y alguna que otra lo hicimos con Cielo.
La idea de la ocasión de la que estás hablando fue acompañar a los chicos que hacen la recorrida nocturna. Fue una experiencia alucinante acompañar a los que generan la solidaridad, los que tienen la fuerza de juntarse día a día a cocinar y hacer la recorrida. Lo mío es música y es mi oficio, mi espada en este mundo. Pero  también está bueno ayudar y alegrar un poco la recorrida entre tanta tristeza y amargura que hay en las calles a la noche.  Fue hermoso ver el trato de los chicos con la gente que necesita ayuda. Más allá de tener un oficio y vender disco está bueno poderle dar una mano a la gente que le pone el corazón y garra todos los días.

O.C: ¿Cual es el rol del compositor y cantante en la sociedad? Lo pienso como algo que va más allá del simple hecho de subirse a un escenario y cantar…
P.P:
Hace más de 20 años que estoy en Cielo y que me relacionó con músicos. Mi idea  sobre el arte es generar desde la música un mensaje positivo, algo que no se confunda con algo egocéntrico o con el individualismo. Por eso creo en la cuestión colectiva y no individual,  más allá que quiera tener una experiencia individual. Creo que tiene que ver en algún punto con el muchacho que nombraba antes Fabricio Simeoni quien me enseño a mí y a Ber (que era un poco el músico fetiche de Fabri)  la energía del arte. Fabricio era un chico que estaba en silla de ruedas, lo único que podía mover era su cabeza y su corazón. Los que  lo conocimos fue como una especie de ente espiritual que nos  cambió mucho la cabeza a todos los que hacíamos música. Fue un poco un gran maestro para mí desde el lado del mensaje, hizo creer en mí, que era una gran cantante y compositor. Al obtener esa herramienta más allá que es mi trabajo y lo digo con orgullo porque me gano el pan tocando y componiendo. También creo que la canción y es un poco lo que intento hacer con las dos bandas es tratar de buscar, generar un puente con el público. La canción es una excusa para pararse frente a la gente y tratar de  generar un mensaje nuevo. Siento que muchos estamos cansados de ideas repetitivas, yo al artista lo veo como el tipo que dice que increíble que soy, mira  lo bueno que tengo para dar y decir. Creo que en un punto debemos revisarnos como artistas y tratar de  ser un poco más que un simple tipo que canta. Sino que represente a mucha gente.

O.C: Hay gente que cree que la música ayuda a cambiar el mundo y otros no lo creen así…
P.P:
El mundo son la personas y creo que la música no sé si llegaría a cambiar el mundo pero por lo menos sirve para seguir empujando para lograrlo. Yo creo que si se puede cambiar el mundo.  A mí me emociona el hecho de estar cantando y llegando al corazón de alguien que puede ser una persona distinta a nosotros. Es como una fantasía de cree que abajo del escenario capaz que está el tipo, la mujer o un grupo de personas que puedan hacer algo realmente bueno por el mundo. Creo que  se puede cambiar el mundo con la música.

O.C: ¿Cómo te llevas con la idea del egocentrismo y la idea del rocker? Algo que me parece está un poco lejos de tu actitud. Te vi varias veces charlar con el público y estar entre la gente. Pero al mismo tiempo, de cierto modo sos el frotman, el rocker, por decirlo de algún modo de una banda consolidad…
P.P:
Uno creo que va aprendiendo, yo no sé porque me puse a cantar porque quise ser parte de una banda. Por ahí necesitaba una tribu a donde ser feliz, donde poder expresarme y con las experiencias que voy viviendo me parece que es necesario empezar a preguntarme el por qué.  Creo que sí, soy un frotman. Porque me lo manejan ustedes, porque me dieron el espacio y tengo en claro que solo no soy nada. Entonces llega un punto que es un poco el papel que tengo que hacer cuando estoy con Cielo Razzo. Sé que las miradas están puestas en el cantante pero soy la punta  de una pirámide donde adquiero fuerza de mi baterista, bajista,  guitarrista y toda la gente que esta laburando.  Soy el frotman de una gran tribu que termina dándome el apoyo y teniendo fe en que yo  puedo llevar adelante todo el mensaje, idea colectiva que tenemos como banda. Pero son ideas que uno  va desarrollando y la empieza a entender cuando va pasando el tiempo. No sé si tenía  la idea de ser la punta de una pirámide como lo soy ahora. El frotman, el rockero tiene una mirada en la que dejé de creer un poco. Empecé a creer en los artistas que se acercan a la gente, que intentan reconocer una historia, que escribe no escribe solo una canción para que uno la tome para donde quiera. Sino que sea un mensaje derecho, una bajada de línea  porque cuando uno está seguro de lo que dice y cree que no es algo que viene desde el ego.
Cuando escribo una canción la repasamos entre todos, la hablo con el pájaro que es por ahí con el que más hablo de esto… intento  mostrar otra visión de los que son los rockstar quizás.

O.C: Creo que si hablamos de una pirámide el público debería estar en la base. Después de todo una banda funciona porque tiene un público que los sigue. A veces me da la sensación que algunos de cierta forma subestiman o se olvidan del público y parecen ser dioses inalcanzables, a veces los ves y ni se paran a saludar…
P.P:
A mi pasa que a veces cuando terminó un show de Cielo con mucha fuerza me cuesta salir y tomarme una birra con algunos de los chicos pero intento. No me quiero cortar aparte y ser un misterio. Por otro lado el Indio Solari es todo lo que estamos hablando pero a la misma vez es un ser que nos dio mucha fuerza para llevar esto adelante y que seguimos creyendo. Esa situación de los artistas es de cada uno. Cielo es conocida por ser una banda muy cercana, por terminar de tocar y salir a la calle a seguir tocando porque había algo que todavía no estaba finiquitado. Muchas veces se da que hay mucha energía en nosotros y los pibes que nos van a ver siguen arengando…. Me parece que es un trabajo que uno tiene que hacer y poner voluntad de saludar a los chicos que te van a ver. Obviamente  a veces el público tiene una energía que te puede agotar porque uno deja todo en el escenario y a veces es difícil estar una o dos horas después con alguien  hablando. Pero es uno tiene que tener la humildad de salir y charlar con la gente que te está esperando. A veces  la gente que viene a expresarse y darte su apoyo y podes llevarte sorpresas alucionantes.

O.C: Hablando un poco de “Tierra nueva”, el último disco de Cielo Razzo. ¿En qué momento fue compuesto y en qué momento estás ahora?
P.P:
Me parece que hay una gran diferencia entre los discos “Tierra nueva” a lo que era “Buenas”, “Código barro “o  “Marea” que estábamos en otra instancia de nuestras vidas. En Buenas estábamos sacando nuestro primer disco y teníamos toda esa emoción de empezar. En Código barro estuvo atravesado por la muerte del flaco y Claudio y  Marea nos agarró llegando a buenos aires. Creo que hay mucha diferencia entre esos discos que son los primeros con los últimos como puede ser “Sideral” o “Tierra Nueva”. Tierra nueva me parece que es una especie de continuación energética de sideral que nos encontró con mucha adrenalina, a la mayoría de los integrantes nos encontró pasando por situaciones complejas como las tiene todo el mundo, que pueden ser desde separaciones a dolores personales. Gran parte de la banda estábamos lidiando con cosas de la vida cotidiana. Mientras que tierra nueva  nos encontró culminando un ciclo que se ve expresado en el disco. Además creo que comienza un poco la idea del mensaje que me enseño el pájaro, el guitarrista de Cielo, cuando hace ventana que me dijo “No tengo ganas de escribir una canción que genere oscuridad, sino que genere luz y fue cuando compuso ventana”. Una gran canción por la manera de componer, el mensaje y la melodía. El momento de Tierra Nueva fue empezar a reconocernos como  artistas que no están  escuchando y tenemos que dejar algo….  Podríamos decir que el último disco es una etapa de desconocernos a nosotros mismos, de desarmarnos y volvernos a armar, de encarar un nuevo camino hacia la vida, tratando de olvidar algunas y apreciando otras.

O.C: Los discos terminan siendo  como un espejo….
P.P:
Como dijiste vos, todos los discos son como un espejo de lo que está haciendo el músico. Creo que el momento empieza con compost donde empezábamos a lidiar con ciertas cosas  y con tierra nueva me aparece que cerramos ese ciclo de habernos abierto.

O.C: ¿Como hace Pablo para subirse al escenario y cantar una canción que por ahí les trae viejos recuerdos acompañados seguramente la nostalgia? Pensando que de cierto  modo uno tiene que resistir ciertas emociones para poder cantarlas bien.
P.P:
Hay canciones como Luna que en su momento cuando la hicimos fue muy importante porque la escuchó el flaco que no la pudo grabar. Yo la termine de escribir en un show y termina hablando  de la tragedia que habíamos sufrido como jóvenes en ese momento. Pasa que cuando uno la toca tiene otro color porque ya tiene que ver con una conexión con el público, pero si pasa con ciertas canciones que hace tiempo que tocamos y cuando las volvemos a tocar hay algo en el espíritu que te tira. Por lo menos a mí me han visto arriba del escenario llorando porque a veces  uno no puede frenar como decías la emoción de la canción. Pero tiene que ver  mucho con el entorno, el momento y el lugar. De si uno se siente libre de expresarse, de tocar la canción. Uno siempre espera que el escenario sea el lugar perfecto y que te toque la fibra para poder transmitirlo, pero hay veces que no sale. Creo que esta bueno porque demuestra que no somos perfecto. Siempre puede pasar algo que termina siendo muy humano y es parte también del mensaje que queremos dar.

O.C: Con 22 años y varias canciones escritas como te llevas con los viejos clásicos que por ahí la gente espera. Como es la dicótoma de tocar en parte lo que la gente quiere y por otra parte lo que vos sentís.
P.P:
Hay que tratar de armar un equilibrio porque si yo canto lo que quiero no sé qué sería del grupo. Mi cabeza está un poco unificada con ese movimiento de lo que va a pasar esa noche en el show. La lista es como un equilibrio, hay canciones que hemos dicho  de no tocarla y después con el tiempo la volvemos a tocar y nos damos cuenta que la canción cambio porque la recibió el público, y se genera una energía más allá de nosotros que es la que siempre buscamos…. Sin el público nosotros no estamos o estaríamos tocando para do o 10 amigos. Intentamos desde hace un tiempo ser una banda que está escuchando  que tenemos que hacer y qué cosas son las que extraña el público. Creo que básicamente hay que lograr un equilibrio. No hay que conformar al público pero tampoco no escuchar lo que te están pidiendo…

O.C: Cielo Razzo desde que comenzó siempre los vi moverse dentro del circuito como una banda Under invitando bandas, ayudando a la difusión, aún hoy que ya podemos decir que son una banda un poco más masiva…
P.P:
somos parte de algo que es mucho más grande que nosotros. Alguna vez me dijo un periodista que nosotros éramos punta de lanza de algo  y nos hacemos un poco responsables invitando otras bandas muchas de ellas de Rosario. A nosotros nos vienen a ver 1000 personas y tenemos que aprovechar ese público para que se conozcan otras bandas. Es importante darle un espacio a las bandas en nuestro linving con nuestra gente que sabemos que la van a disfrutar. La idea  es un poco de brindar todo lo bueno que hemos cosechado nosotros. A nosotros nos va bien gracias a las canciones que hacemos, podemos dar de comer a nuestros hijos, comprarnos un auto, tener una obra social, tengo una tranquilidad gracias a la música. Creemos que podemos tratar de cambiar las cosas en pequeños puntos como largando el micrófono y dárselo a bandas que nunca tuvieron 1500 personas adelante. Somos de darle el micrófono a otras bandas  para que hagan lo que tengan que hacer. Yo soy un frotman  pero soy parte de una banda que es Cielo Razzo y a su vez la banda es parte de una tribu, de un movimiento de artistas que están intentando decir algo y tenemos que ser compañeros, brindar un poco el beneficio que nosotros tenemos y nos permite estar tranquilo..

O.C: Empezaron en un sello independiente y desde hace ya algunos años están dentro de una discográfica…
P.P:
Yo sigo pensando que el lugar natural del músico es la independencia, pero nosotros firmamos con Pelo music en su momento para sacar Marea y Audiografía después se rompió el contrato porque  ellos no confiaban en que nuestra música pudiera vender lo que ellos pretendían. La entrada en PopArt para sacar Sideral fue por una cuestión que  nosotros estábamos medios agotados de mover todo lo que no tiene que ver con la música. Uno compone y toca pero también se necesita una energía extra para mover toda la maquinaria que tiene que ver con la logística, la prensa y demás. Creo que nosotros ya tenemos nuestro camino independiente hecho y lo que teníamos que hacer ahora es simplemente unirnos a un grupo de gente que  haga el trabajo que nosotros no queríamos hacer. No había una interferencia en lo artístico, en caso que la hubiera habido nos íbamos al instante que fue un poco lo que sucedió antes con Pelo Aprile. No tengo grandes rollos con eso, cada uno elije su lugar y como se maneja.

O.C: Uno cuando se habla de discográficas uno cree que ello son los que en cierto modo te dictan que hacer y como se hace…
P.P:
En nuestro caso cuando entramos con Cielo en la compañía ya teníamos 5 discos, un par de giras hechas, un obras y un Luna Park. Eso nos ayudo para entrar en la compañía sabiendo que ellos iban a trabajar lo que  nosotros le diéramos y no lo que ellos dijeran. También creo que existen grupos y artistas que firman con una compañía sin tener ese peso de las giras y el público que nosotros teníamos. Cuando llegamos a la compañía ellos sabían que estábamos entregando un disco y ellos iban a trabajar ese disco. Hay distintas experiencias y la nuestra fue simplemente presentar el disco y preguntarles si querían sacarlo. La única diferencia que cuando sos independiente es el artista el que elige que tema pasa en la radio o que vídeo hace, cuando te vas a una compañía le das el paquete y dejas que ellos promocionen las canciones que quieran…  Las canciones son nuestras y lo que teníamos que hacer con ellas ya lo hicimos, ahora  le toca a ellos venderlo, hacer los tres vídeos por disco y demás. Todo depende de cómo la banda se sienta frente al productor. A nosotros particularmente nos queda un disco más con PopArt y después veremos si seguimos o nos vamos. Lo que tenemos en claro que mientras nos sirva seguiremos.

O.C: A veces sucede que el público empieza a creer que la banda se vendió por firmar con una discográfica… ¿No les paso un poco eso?
P.P:
Yo siempre intento aclarar que en nuestro caso no fue así. Obviamente que la gente siempre dice que cambiaste de música por firmar con una discográfica. En nuestro caso el cambio tiene que ver por el paso del tiempo, ya no somos más unos pibes, repensamos  lo que estamos haciendo varias veces antes de sacar algo a la calle. Después con tiempo vas entendiendo que tiene que haber un poco más de pruebas para acusar a alguien que se vendió. Por nuestro lado no hemos tenido un gran critica en ese sentido.

O.C.: Me parece que también el cambio de sonido tiene que ver con la forma de componer y el crecimiento personal. De hecho creo que hay discos anteriores de Cielo Razzo que son más rockeros que los primeros que por ahí son más cancionistas…
P.P:
Totalmente, uno tiene que ser honesto consigo mismo. El ejemplo más claro me parece que es cuando uno escucha Las Pelotas cuando estaba el Bocha y ahora que están más cancioneros. Nosotros tocamos en Rosario con Las Pelotas cuando estaba el Bocha y era una banda totalmente cruda, oscura con una energía  alucinante. Después volvimos a tocar  y recuerdo  escuchar una banda con un audio tremendo pero más tranquilo. Creo que los dos lugares son honestos porque los vimos y sigo teniendo fe que es un cambio honesto, que viene del centro del alma.  Yo no creo en el artista  que se queda haciendo un determinada canción, con una determinada energía desde los 20 hasta las 60 años. Yo creo y lo quiero ver moviéndose al artista, creo en el artista que en un momento me hace una canción punk y en otro me demuestra que se enamoró, en otro que esta triste o feliz. A mí me gusta ese tipo de artista y es lo que intentamos expresar en  Cielo Razzo, de tener  esa honestidad que algunos tienen la suerte de tenerlo y otros que no. No critico  al tipo que toca Punk, Rock and roll o Reggae  toda su vida, se ve que encontró su lugar. En nuestro caso somos una banda cancionera y no nos casamos con ningún generó. No estamos en ningún  generó y nos permite hacer si queremos una canción punk y darle para adelante y mañana estoy enamorado y hago una canción totalmente romántica.

O.C: Los Bardos están trabajando en el disco. ¿Cielo Razzo ya viene trabajando en su próximo disco?
P.P:
Con  Cielo estamos componiendo para ver si en el verano entramos a grabar. Ya estamos arreglando la sala donde ensayamos para convertirla en un estudio. Por fin vamos a poder tener nuestro tiempo para grabar. Con los Bardos estamos terminando de grabar y viendo en qué momento podemos sacarlo porque somos una banda independiente con un presupuesto corto.  El disco tendrá 11 canciones todas de nosotros menos uno o dos que son covers.

O.C: Que vamos a ver el jueves cuando te presentes junto al Ber Stinco?
P.P
Vamos a estar cada uno presentando sus canciones por separados y despues nos juntaremos para hacer algunas canciones. va hacer en un formato acústico con muchas canciones de cielo. Veremos que pide la noche.