Hace poco más de un mes editorial Caja Negra, publicó “Como un golpe de rayo: el glam y su legado de los setenta al siglo XXI”, el último gran libro del periodista y crítico musical Simon Reynolds. En él, el hombre que acuñó el termino post-punk y que escribió esa otro gran libro llamado “Retromanía”, comienza contándonos que lo enamoró del glam y para representarnos esa escena y explciar cuales han sido sus efectos a lo largo de todo este tiempo.” El Glam fue la primera música que tuvo un impacto en mí cuando yo era un niño”, nos dice Reynolds desde Los Angeles y agrega: “Recuerdo haber visto a Marc Bolan y T. Rex en el show semanal del pop británico Top of the Pops, cuando debo haber tenido ocho o nueve años.”

La aparición del glam lo cambió todo. Reynolds explica que “el glam describe también una sensibilidad, el espíritu de una época surgida a principios de los setenta, que alcanzó su apogeo durante unos cuatro años y se extinguió poco antes de la explosión del punk”. Sus interpretes supieron meter el teatro en el escenario de rock, no sólo en cuanto vestuario, maquillaje o cuestiones técnicas de ilumiación y escenografía, sino que esos tipos que estaban en el escenario eran personajes. En definitiva David Bowie, Ziggy Stardust y David Robert Jones compartían cuerpo, pero dificilmente sean lo mismo. El glam tuvo esa cosa, además, de tipos que parecían mostrarse como perseguidores de fama, que se mostraban banales, pero que ciertamente eran poderosamente agudos en su uso del arte. El glam fue una gran puesta en escena y lograron entender como funcionaba el mercado sin ceder espacio a lo artístico.

El libro de Reynolds es magnifico -y la edición y traducción de Caja Negra también- y nos sirve para entender que Lady Gaga, Kanye West o Marilyn Manson tienen ADN glam en sus venas artísticas, pero también explica fenómenos culturales actuales, tan naturalizados como extraños. La necesidad de fama instantánea, la espectacularización de los espectáculos artísticos -vale la redundancia- y la llegada del showbizz a terrenos politicos tiene mucho que ver con el glam rock. La idea del actor dominante arriba del escenario y el publico obediente -apropiaciones que el glam hizo de los lideres autoritarios fascistas-, y efectos espectaculares hoy se ven en los escenarios políticos. El ágora fue sustituído por el espectáculo.

Desde Bowie y su irrupción en la escena musical, británica primero y mundial después, el legado del glam ha ido extendiéndose con repercusiones por todos lados. Quizás en Argentina no hubo una referencia directa y contemporanea al glam, pero si pueden verse algunos aspectos de esta puesta en escena -mezclada con new wave- en las figuras de Federico Moura o Miguel Abuelo durante los 80, cuando Ziggy Stardust ya había muerto.

Simon Reynolds visitará nuestra ciudad en septiembre, para la Feria del Libro. Para leer una extensa charla con él pueden entrar a esta entrevista que publicó nuestro sitio hermano Cultura Caníbal.